Libre como Hendrix

01.02.2013 12:00

 

Soy del tipo de bateristas que se amolda a los guitarristas - algo muy normal entre los bateristas de rock. Pongo más atención a la guitarra que al bajo, los teclados, o la voz (a veces ni me entero que dicen las letras de las canciones). En mi opinión, no hay experiencia más gratificante que tocar con un buen guitarrista. Creo que fue por eso que después de décadas sin oírlo mucho, redescubrí a Jimi Hendrix y al poco tiempo lo coloqué en el pedestal más alto de mi panteón particular.

 

 

 

Es muy difícil escribir algo original sobre Jimi Hendrix. Podemos decir que existe un consenso sobre lo que este hombre significa en  la historia del rock: una verdadera revolución en tres  años de creatividad desbordante y una presencia escénica sin precedentes. Si tuviera que escoger una sola palabra describir a Hendrix, esta sería LIBERTAD. Es eso lo que se palpa en su sonido hipnótico y en sus riffs sensuales y brutales.

 

Después de muchas horas viendo y leyendo entrevistas a Hendrix, creo que su poder transformador no se basó solamente en su talento, sino en algo arraigado a su personalidad: Hendrix no se sentía atado a ninguna convención ni a ninguna regla existente. Más aún, no parecía darle gran importancia al éxito que estaba viviendo, y lo consideraba una cuestión la suerte. Quizás por eso se sentía sinceramente agradecido con su público, pues en definitiva lo que hacía era algo experimental. Desde su entrada en escena en el año 67 hasta que murió a finales del 70 Hendrix nunca parece haber sentido miedo: era un hombre libre.

 

En uno de los documentales sobre Hendrix, hay una anécdota de otros dos grandes guitarristas, que describe muy bien lo que es sentir miedo por primera vez. Cuenta Peter Townshend que llevó a Eric Clapton a ver a Hendrix en su primera presentación en Londres. Ya lo habían oído en grabaciones y tenían conocimiento de su poderosa presencia escénica.  Oyeron las primeras canciones callados, sin mirarse uno al otro, y en un momento del concierto Townshend le comenta a Clapton:  “este tipo nos va a dejar sin trabajo”. Cuenta también que durante el concierto hubo veces en las que se tomaron de las manos como quienes presenciaban, sobrecogidos, un fenómeno sobrenatural. En aquel momento Hendrix no era un fenómeno sobrenatural, ni siquiera un guitarrista, era una fuerza de la naturaleza.

 

Hendrix murió en pleno apogeo artístico y creativo. Nunca sabremos si más adelante hubiese cedido ante las convenciones del negocio de la música y el peso de la fama. Tampoco vale la pena especular sobre ese tema: para mí y para muchos otros Jimi seguirá siendo una de las mejores representaciones del “hombre libre”.

 

Rara vez me gustan más las versiones de una canción que la original, y mucho menos cuando se trata de Hendrix. Al contrario, hay canciones de otros artistas que cuando son "tocadas" por Hendrix alcanzan otra dimensión: “Hey Joe”, “All Along The Watchtower”, “Like a Rolling Stone”… “Star-Spangled Banner” (el himno de los EEUU). He oído decenas de canciones de Hendrix interpretadas por gente muy talentosa y en estilos muy variados: Prince, Pat Metheny, Santana, John Lee Hooker, Stevie Ray Vaughan, Lenny Kravitz, The Cure, John Mayer, Living Colours,  Tierra, Viento y Fuego, etc. Lo digo sin tapujos: nadie interpreta mejor su música que el propio Hendrix.

 

Sin embargo, hay un músico que ha hecho una verdadera re-creación de las canciones de Hendrix, y posiblemente sea el único que, en mi opinión, las ha llevado a una nueva dimensión: el guitarrista francés de origen vietnamita Nguyên Lê.  Este artista ha logrado casar la música de Hendrix con ritmos del África negra, del norte de África, de Asia, y ejecutar la guitarra con pasión y maestría, respetando y exaltando la grandeza del propio Hendrix. Teniendo YouTube, no vale la pena describir con palabras las versiones de “Voodo Child”, “Purple Haze” o “Little Wings” re-interpretadas por Nguyên Lê y su grupo. Cada quien puede ver los videos (abajo) y sacar sus propias conclusiones.

 

Tuve la ocasión de ver al Nguyên Lê trio hace un par de semanas, aquí en Madrid. Sabía que iba a ser un excelente concierto, pero fue aun mejor de lo que me esperaba. No solo por sus interpretaciones de Hendrix y por las espectaculares composiciones del propio Nguyên Lê, sino por constatar la generosidad de este maestro cuando comparte el escenario con otros músicos: el baterista hispano-francés Tino di Geraldo - uno de los mejores bateristas de "fusion" que he visto sobre un escenario -  brilló durante todo el concierto, regalándonos su energía, virtuosismo y perfección técnica ; y el bajista francés Romain Labaye, con apenas 25 años de edad, fue para mí toda una revelación: su forma de tocar me recordó a Pedro Aznar, pero como instrumentista fué mucho más allá de lo que he oído hasta ahora del músico argentino. Al final del concierto, después de tanta energía, creatividad, virtuosismo, humildad y generosidad por parte de Nguyên Lê, pensé: acabo de ver a un hombre libre.

 

Deja tus comentarios aquí:

J,Hendrix

chema | 03.03.2013

Impresionante , no me va mucho la fusión, pero cuando oigo el rugir de la guitarra del "chino", nos recuerda al único, al Maravilloso.Lo que se puede hacer con un bajo,batería y Jimmi.Gracias.

Re: J,Hendrix

Nitsuga | 12.03.2013

De nada Chema! - Me alegro que te haya gustado

Hendrix

cuadrado67 | 03.02.2013

Llámalo fusión, jazz,... Pero no me llama nada esa forma de versionar al maestro. Con todos mis respetos por supuesto.

Re: Hendrix

Nitsuga | 28.02.2013

Gracias por tu opinión! Un abrazo.

Hendrix feeling

J Cerezuela | 03.02.2013

Muy buen artículo. Para mí Hendrix también fue un artífice de la libertad, que le permitió sumergirse en atmósferas musicales inexploradas. Gracias por el descubrimiento de Nguyên Lê, es una maravilla. Hay por ahí un chaval que interpreta las canciones de Hendrix de forma magistral, el grupo se llama The Brew. No sé si lo conoces. Un saludo.

Re: Hendrix feeling

Radio Nitsuga | 03.02.2013

Gracias por el comentario y por el dato de The Brew, no sabía de ellos.

J HENDRIX

Jeannette Ortega | 01.02.2013

Que regalado. Te felicito

Nuevo comentario